Acceso a Google en exámenes: ¿sí o no?

Recientemente, ha empezado a sonar una corriente de educadores que apuestan por permitir el acceso a Internet durante los exámenes. Algo que a los docentes más tradicionales llega a escandalizar.

Fue el británico Mark Dowe, director de Oxford, Cambridge and RSA Examinations (cuerpo que se encarga del equivalente al graduado escolar y al bachillerato en España) el primero en apostar por esta idea. “Creo que es hora de plantear que los alumnos puedan acceder a Internet en los exámenes, aunque con un tiempo limitado”, expresó en un programa de televisión de la BBC, Today. Además, habló de ello como una medida que no creía que ocurriese en los próximos meses, pero que sería “inevitable a largo plazo”.

Cada vez, más profesionales del mundo de la educación abogan por un modelo de examinar que no se base, únicamente, en la memorización de los temarios, sino que los alumnos tengan la opción de demostrar sus conocimientos mediante prácticas e, incluso, como en este caso, que tengan acceso a todos los recursos posibles para demostrar que comprenden el temario estudiado.

Innovar desde dentro de las aulas

Por otro lado, al adaptar este sistema, muchos docentes también opinan que habría que cambiar el modo de impartir las clases. Motivar a los alumnos a llevar al temario al día, realizar una evaluación continuada por medio de sus avances. Y, por supuesto, hoy en día, la tecnología juega un papel muy importante con respecto a todo lo que los jóvenes descubren y aprenden. Internet, el teléfono móvil, las tabletas… Todo esto debe suponer un cambio en la enseñanza, y los exámenes son un buen lugar por el que empezar.

Acerca de esta nueva propuesta, hay diferentes clases de detractores. Algunos, no quieren ni oír hablar del uso de este tipo de tecnología en las aulas. Otros, sin embargo, están de acuerdo en que los alumnos deberían poder usar el buscador de Internet durante la clase, para llevar a cabo los ejercicios o para descubrir novedades acerca de la materia impartida. Sin embargo, según los profesionales de esta opinión, introducir Internet en los exámenes sería ir demasiado lejos, dado que no se podría comprobar con exactitud hasta dónde llega el conocimiento del alumno, dónde acaba este y dónde empiezan los datos extraídos de Google.

Probablemente, nos encontremos ante un conflicto que tardará varios años en resolverse. Pero es indudable que Internet y las nuevas tecnologías han cambiado la manera de proceder del alumnado, desde El rincón del vago hasta Patatabrava, pasando por Wikipedia y muchos otros portales de la red.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *