‘Erasmus’ para los estudiantes de FP

Aunque los programas Erasmus para estudiantes universitarios son los más conocidos existen otras opciones de estudiar en el extranjero, como las becas destinadas a estudiantes de Formación Profesional. 

Existen diferentes plazos para presentar la solicitud de beca, según lo que se quiera hacer, y en Aragón por ejemplo el pasado año fueron un total de 237 alumnos de FP los que obtuvieron esta ayuda para complementar sus estudios en Europa. Eso sí, existen algunas diferencias básicas entre los programas de movilidad para universitarios y los que se enfocan a alumnos de Formación Profesional:

  • Duración. Los programas Erasmus para universitarios duran entre cuatro y seis meses. Las becas para alumnos de FP son más breves y el periodo máximo de estancia fuera del país de origen es de tres meses. 
  • Objetivo. Los estudiantes de Erasmus viajan al extranjero para completar su currículum universitario, cursando en el país de destino asignaturas equivalentes a las que cursarían en su universidad de origen. En el caso de los estudiantes de Formación Profesional el objetivo es hacer prácticas en el país de destino, exclusivamente. Se trata de que adquieran las destrezas y el manejo del país de destino en las profesiones para las que se forman en sus países de origen.
  • Organización. Los estudiantes de Formación Profesional a menudo deben manejarse de forma más autónoma para contactar con las empresas en las que quieren hacer las prácticas. Sus centros de estudios firman los convenios y apoyan a los alumnos en formación en idiomas, por ejemplo, o les facilitan contactos de empresas con las que hacer el convenio. En el caso de los Erasmus universitarios las universidades suelen tener relaciones más estables con los países de destino de los estudiantes y suelen gestionar de forma más integral todo el proceso de la beca.

Sin embargo no cambia la experiencia. Estudiantes como la aragonesa Patricia Carmona aparecían hace unos meses en el diario Heraldo de Aragón para contar su experiencia como becarios de Formación Profesional. Ella está titulada en curso higienista dentay fue a hacer sus prácticas a Londres. Como cuenta para el Heraldo, su instituto no tenía convenio para hacer prácticas en Londres pero no le pusieron impedimento para que fuera ella quien contactara con empresas de Reino Unido y tramitar así la experiencia en el extranjero. Carmona finalmente dio con un dentista español en Londres y allí hizo sus prácticas. Quedó tan satisfecha que alargó su estancia unos meses más y luego regresó a España.

Así es que los programas Erasmus no son sólo para universitarios. De hecho existen muchas posibilidades tanto para estudiantes como para profesionales y la Comisión Europea, responsable del programa, tiene claro cuál es el objetivo: “Proveer a los ciudadanos europeos de la educación, las capacidades y la creatividad que necesitan en una sociedad del conocimiento”. Y para eso no importa demasiado si los estudiantes se forman en una universidad o en una escuela de Formación Profesional.