Tipos de prótesis dentales

Hay muchas razones por las que podemos llegar a perder nuestros dientes naturales a lo largo de la vida: por lesiones, caries, el paso del tiempo y diferentes problemas de salud bucal. Con este problema, las prótesis dentales suponen una buena solución. Y no hay que hacer un grado superior en prótesis dental para saberlo…

Las prótesis, como sustituto artificial de los dientes, se fabrican en materiales como la resina y el acrílico, metales ligeros y plásticos especiales. Además, cuentan con un diseño sofisticado que los hace parecer naturales.

Usar prótesis dentales previene y protege de dolencias y problemas que puede traer la pérdida de piezas dentales: cuando se caen los dientes naturales, esto puede llevar a diferentes lesiones, caries y otros problemas de salud bucal. Ante esta situación, las prótesis funcionan como una buena solución.

¿Quieres conocer el tipo de prótesis dentales que existen en la actualidad?

Tipos de prótesis dentales

Completas, superiores e inferiores: Son aquellas que sustituyen todos los dientes. Pueden servir para la fila superior, para la inferior o para ambas.

Parciales: Sólo se utilizan en aquellas ocasiones en las que hay que reemplazar un diente natural, o varios de ellos. Contribuyen a que se mantenga la alineación original de los dientes e impiden su desplazamiento indeseado.

De quita y pon: Pueden ser totales o parciales. También hace referencia a las conocidas como dentaduras postizas. Sin embargo, cuentan con una desventaja: la falta de estabilidad, además de que puede resultar incómoda para algunas personas. Generalmente, se sujeta a los dientes adyacentes usando unos gachos metálicos, o bien, se pegan lo mejor posible a las encías desnudas.

Estas prótesis también se pueden enganchar en el paladar, y esto afecta directamente a la forma de hablar, así como al sentido del gusto. Para resolver este problema, la prótesis se puede fijar a un implante dental, una medida que mejora la masticación y la estabilidad.

Fijas: Reciben el nombre de corona dental cuando reemplazan a un solo diente, y puente dental, en el caso de que reemplacen varios de ellos. Generalmente, se fija a uno o más dientes (o implantes dentales).

Se trata de un trabajo que se hace totalmente a mano, por lo que  la calidad del resultado dependerá, por lo general, de dos factores: el material con el que trabaje el profesional (metal, cerámica, circonio, etc.), y el tiempo invertido, así como el talento del dentista.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *