El bachillerato te abrirá puertas

En ciertas ocasiones y por motivos diversos, la vía de la educación más clásica se puede abandonar para acabar de formarse de forma específica a nivel técnico en alguna rama de la economía. Hay quien puede tener muy claro qué es lo que quiere de su vida a nivel laboral y lanzarse a la práctica desde que puede entrar legalmente a los 16 años en el mundo laboral. Ahora bien, un curso de bachillerato siempre abre puertas, y tras una experiencia en prácticas podría ser una buena forma de encarar una formación más técnica y orientada todavía.


bachillerato

¿Para qué puede ser útil acabar o cursar el bachillerato?

Tiene una triple ventaja, además de la que lleva innata gracias al conocimiento adquirido. Y es que recuperando la metodología del estudiante no solo se gana en lo que se aprende sino también en el rigor, voluntad y perseverancia que se inyecta uno mismo para conseguir un objetivo.

Dicho esto, las ventajas más prácticas de acabar el curso de bachillerato es que se podrá acceder a las pruebas de acceso a la universidad (PAU) para poder posteriormente si se desea cursar una carrera libremente. Esto es especialmente recomendable para aquellos que en su momento dejaron el bachillerato incompleto y se decidieron por otras alternativas como un ciclo medio de formación profesional o bien saltaron directamente al mundo laboral. Una vez estabilizada la situación y con las metas más claras, puede ser una buena idea recuperar la educación, finalizar el bachillerato y sacarse una carrera.

Por otra parte, el curso de bachillerato da derecho a optar a más tipos de oposiciones para trabajar dentro de la Administración Pública. Esta rama siempre dotará de una mayor seguridad al empleado, pero para conseguirlo se necesitan unos mínimos conocimientos que fácilmente se conseguirán cursando el bachillerato para lanzarse a la aventura y el reto que suponen unas oposiciones de cualquier tipo.

Finalmente, los perfiles técnicos hoy en día son esenciales en muchos campos, por lo que optar tras el bachillerato por un ciclo formativo de grado superior puede significar un punto de inflexión en el futuro laboral del empleado. Es evidente que el techo y las aspiraciones sin una formación tan específica como la que se puede adquirir con un grado superior son limitantes, pero con una formación complementaria de este tipo se pueden romper y poner metas todavía más altas.

Así pues, comprobamos que el bachillerato, más allá del momento temporal en el que se curse, es un título que abre puertas a nivel laboral y a través de variadas vías. Todo dependerá de tus objetivos y del campo laboral que elijas.